Uno de los principales objetivos que tenemos en ITV Maco es lograr la satisfacción por parte de nuestros clientes al acudir a nuestras estaciones para realizar la ITV a tus vehículos. Encargados de realizar revisiones, queremos asesorarte sobre que partes de tu coche debes inspeccionar de vez en cuando, cómo hacerlo y cómo saber si están estropeadas o en buen estado.

elementos revisar coche antes itv

Según la DGT (Dirección General de Tráfico) aproximadamente la mitad de los vehículos que circulan de manera habitual en España tienen una antigüedad de 10 años o más. A raíz de esto, España es el segundo país de Europa con el parque automovilístico más antiguo, por detrás de Grecia. Por ello, que revises frecuentemente tu coche es imprescindible para reducir de la mejor manera posible el riesgo de accidentes y daños. Es fundamental que lo hagas sobre todo siempre antes de realizar un viaje largo.

En esta guía te explicamos cuales son los elementos fundamentales que deberás comprobar en tu vehículo, este tipo de revisión te ayudará a pasar la ITV a la primera en tu futura inspección. De ellos, los tres que deberás revisar con mayor importancia son los que crean el “triángulo de seguridad”: amortiguadores, neumáticos y frenos, ten en cuenta el tipo de vehículo que tienes y que es lo que falla.

Elementos que debes revisar en tu vehículo de vez en cuando

Aunque todavía no te toque ninguna de las revisiones periódicas, no significa que debas olvidarte del mantenimiento de tu vehículo. Una revisión de vez en cuando a los niveles puede evitar sorpresas en la carretera o en cualquier situación. Revisar los frenos, comprobar los amortiguadores, los neumáticos o el funcionamiento de las luces puede conservar tu vehículo por más tiempo en un buen estado.

Frenos

Los frenos nos ayudan a disminuir la velocidad y a detener el vehículo, por ello, tienen que funcionar perfectamente. En momento tienes que asegurarte de que su funcionamiento sea el adecuado. Este tipo de elementos es fundamental para la seguridad y es otra parte del vehículo que van a revisar en la ITV siempre. Estos son algunos trucos para saber si los frenos de tu vehículo no están funcionado de la manera adecuada y segura:

  • Si apenas presionado con fuerza el pedal, y este se va enseguida hacia el fondo, seguramente tenga una fuga de líquido.
  • Si el tacto con el pedal, una vez que lo presionas, es demasiado esponjoso, puede haber aire en el circuito del líquido de los frenos.
  • Si aunque pises mucho el pedal, el coche aun así, tarda mucho en frenar, entonces, se trata de un desgaste de las pastillas.
  • Unos discos de freno oxidados son una mal señal, así como un reborde afilado en la superficie de contacto con la pastilla, siendo un desgaste excesivo del disco.

Amortiguadores

La deterioración de los amortiguadores y de las suspensiones genera inestabilidad del vehículo, en concreto, al frenar y en las curvas, lo que puede causar un accidente grave. También provoca desgastes irregulares en los neumáticos.

Uno de los indicadores del mal estado de los amortiguadores puede llegar a ser, que el vehículo oscile arriba y abajo en movimiento, o cada vez que hay un bache, o que haga movimientos raros al coger una curva.

Otro de los indicadores para saber que los amortiguadores de tu vehículo están fallando, es realizar una pequeña comprobación. En primer lugar debes apoyar todo tu peso sobre el capó del vehículo y levántate de golpe. Si este únicamente sube, los amortiguadores funcionan correctamente. Sin embargo, si el coche sube pero inmediatamente rebota hacia abajo, lo más seguro es que estén muy malgastados.

Neumáticos

Los neumáticos son los elementos del vehículo que están en contacto con la calzada, y por ello, es esencial conseguir una buena capacidad para frenar y sobre todo que sean seguros para circular por la carretera. Al igual que la ITV tiene su fecha de caducidad, los neumáticos también, por eso, es un elemento fundamental que debes revisar de vez en cuando.

Antes del inicio de un viaje es conveniente que compruebes si están desgastados y si tienen algún golpe o daño.

También es fundamental que compruebes si la presión es la correcta, teniendo en cuenta que si vas a cargar el coche con más peso de lo habitual, estos deberán tener una mayor presión. Y no te olvides de revisar también la rueda de repuesto y de llevar en el maletero un gato y una llave para aflojar las tuercas, por si pinchas.

Luces

Por normal general, encender las luces del vehículo cuando no se ve nada en la carretera, es algo común y por suerte que la mayoría de conductores hace. Sin embargo, existen algunos inconvenientes con este elemento, y es que, en lugares que cuentan con iluminación artificial, como vías urbanas o túneles, muchos olvidan encenderlas.

Las luces del vehículo son un elemento de tal importancia, como lo son como nuestros propios ojos durante la conducción.

Es importante tener en cuenta que las luces no sólo sirven para que nosotros veamos, sino para que nos vean los demás. En todo momento debes revisar que tienes tus luces escondidas, pero también es importante que revises su funcionamiento y si es correcto, en cada una de las luces que contiene tu vehículo. Comprueba que estén bien reguladas, y no olvides, cuánto más peso lleve el coche más altas deberán estar las luces. Una luz mal encendida puede ocasionar un resultado desfavorable. Si quieres conducir con total seguridad y pasar la ITV a la primera, revisa estos elementos de vez en cuando.

Niveles de aceite

En este caso, el aceite que contiene tu vehículo, es el responsables de proteger y lubricar el motor de automóvil. Sobre todo, reduce el desgaste causado por la fricción de los diferentes elementos.

Un buen nivel de aceite disminuye el consumo de combustible, las emisiones de CO2 y gases contaminantes, así como reducir el desgaste del motor.

Antes de realizar cualquier tipo de viaje, es importante que revises los niveles del aceite, pero además el líquido de la refrigeración y del limpiaparabrisas.

  • Aceite: para comprobar el nivel de aceite, debes utilizar la varilla indicadora. Si hay que incluir  aceite, debes hacerlo siempre con el motor en frío. El nivel no debe encontrarse por debajo del mínimo pero, si hay que añadir aceite, nunca debes superar el nivel máximo.
  • Líquido de la refrigeración: este tipo de líquido es el que estabiliza la temperatura del motor, por ello su correcta función es fundamental. Debes comprobar su nivel en todo momento, con el motor frío. Es importante que el nivel se encuentre entre el mínimo y el máximo y nunca debe llenarse del todo. Te recomendamos que si vas a realizar un viaje largo, lleves una botella de líquido refrigerante en el maletero.
  • Líquido del limpiaparabrisas: para el líquido del limpiaparabrisas sucede lo mismo, si vas a realizar un largo viaje, conviene que te acuerdes de llenar con agua y un poco de jabón, si quieres, el depósito del líquido del limpiaparabrisas. Conducir con la luna delantera limpia puede evitar accidentes.

Filtro del aire

El filtro de aire es un elemento esencial del motor de cualquier tipo de vehículo que garantiza que el aire que llega a los cilindros para mezclarse con el combustible se encuentra totalmente limpio y libre de impurezas. Un filtro en buenas condiciones hace que el aire que llega al motor no contenga partículas abrasivas. Esto es imprescindible, ya que un filtro sucio genera un aumento grande en el consumo de combustible, hace que el coche pierda potencia y desgasta piezas internas. En un viaje largo, la diferencia puede ser mayor que el precio de un filtro nuevo.

Aire acondicionado

El aire acondicionado es un elemento que todo conductor utiliza con frecuencia, sobre todo, en épocas de mucho calor, como en verano. Es imprescindible que revisen en todo momento el funcionamiento de este y sobre todo antes de realizar un viaje largo, ya que conducir con mucho calor es peligroso porque genera somnolencia. Si al encenderlo notas que no sale aire frío ni al esperar varios minutos o puedes sentir un olor extraño, es porque el líquido del circuito interior se ha deteriorado. En este caso, te aconsejamos que lo cambies de manera inmediata.

Periodicidad de las revisiones

Hasta ahora, has podido ver cuales son los elementos del vehículo que debes tener en cuenta en todo momento y que deberás revisar antes de realizar un viaje largo o simplemente si quieres que tu coche pase la ITV a la primera. Pero no es solo eso, también es importante que conozcas las diferentes prioridades de dichos elementos y así estar informado en todos los aspectos.

  • Frenos: los expertos recomiendan reemplazar el líquido de frenos cada dos años. 
  • Amortiguadores: cada 30.000 kilómetros y por normal general, deberás cambiarlos a los 50.000-60.000 kilómetros. 
  • Neumáticos: en cuanto la altura del dibujo esté en 1,6 mm o por debajo, es hora de cambiarlos. Sin embargo, te recomendamos que al menos una vez al mes revises su presión.
  • Luces: una vez al mes por lo menos, debes revisar que funcionan correctamente. Ya no es obligatorio llevar luces de repuesto en el coche, ya que su montaje es complejo e incluso su cambio en ciertos coches puede suponer riesgos eléctricos.
  • Niveles: si sueles utilizar de manera habitual el coche y recorres largas distancias, te recomendamos que revises  el nivel del aceite y del líquido cada 10-15 días. Lo normal es que lo sustituyas entre los 5.000 y los 15.000 kilómetros. Mientras que los niveles del líquido refrigerante y del agua del limpiaparabrisas también debes revisarlos cada 2-3 meses. 
  • Filtro del aire: te recomendamos que revises su estado al menos una vez al año. Cuando cambiarlo, dependerá del tipo y lugar de uso, ya que no es lo mismo conducir por carreteras bien asfaltadas que por caminos de tierra.
  • Aire acondicionado: es fundamental seguir una serie de señales para controlar el buen funcionamiento del aire acondicionado de tu vehículo:
    1. En días de mucho calor, antes de encender el aire acondicionado baja las ventanillas para que la temperatura del habitáculo no sea tan fuerte. Por norma general esta suele ser superior a la del exterior y, si conectas el aire nada más subirte, harás que trabaje al máximo rendimiento y se estropee antes.
    2. Mantén la temperatura del coche entre los 22º y los 23º. Si pones el aire acondicionado a una temperatura inferior durante un periodo largo de tiempo, solo conseguirás que el consumo de combustible aumente hasta en un 20%.
    3. Aunque parezca mentira, te recomendamos que en invierno enciendas de vez en cuando el aire acondicionado para evitar futuros problemas propios de la falta de uso, así como tapones o hongos y bacterias en el interior.

Conclusión: Revisa cada elemento antes de realizar un viaje largo

Mantener un coche en buen esta no es un proceso fácil, sobre todo cuando tienes que realizar algún viaje. Para largos trayectos es importante que tengas en cuenta cada uno de los factores a revisar, cualquiera de estos y su mal funcionamiento pueden causar un accidente en menos tiempo de lo que esperas. Además una vez que revisas estos elementos, vas a tener mucho más fácil pasar la ITV a la primera en alguna de nuestras estaciones. Para ello, puedes pedir cita previa y estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites. Gracias a estos consejos y otros para saber qué miran en la ITV, tu vehículo va a salir con un resultado positivo, ¡te lo aseguramos!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 69

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

¿Te ha gustado? Comparte el contenido

Contenidos relacionados
Publicado por ITV Maco
imagen autor contenido

ITV Maco es tu ITV de referencia, somos profesionales del sector del automóvil y nuestro principal objetivo es que pases la ITV de tu vehículo con éxito.

Deja tu comentario y opina (0 Comentarios)